viernes, 18 de febrero de 2011

Mínima

Puedo quedarme así, dormida,
en el hueco que surge entre tu voz y el mundo
y no dejar que nadie interrumpa esta paz,
esta manera de existir sin cuerpo,
este inmóvil calor
al que he llegado con la boca seca
y demasiada vida mordiéndome las uñas.

Porque yo que pensé subir a lo más alto,
tenerlo todo,
construirme una piel con cada hombre,
hoy sólo espero hacerme mínima
para caber en ti
como caben las cosas en su sombra,
con la fácil costumbre de lo cierto.

14 comentarios:

Bletisa dijo...

Muy tierno y muy bonito Carmen.
Un beso.

Lobo dijo...

"esta manera de existir sin cuerpo", finalmente el cuerpo es pura ficción.

Carmen dijo...

Demasiado tierno para mí, creo...

Un beso, Amparo.

Carmen dijo...

Je, no estaría mal que a veces fuera ficción...

Un beso, Cristian.

Lobo dijo...

Hay un libro de poesía que estoy leyendo que dice "pura ficción eso de los cuerpos sanos / pura literatura eso de los cuerpos enfermos"

somos pura literatura, my dear


beso.

Carmen dijo...

..."recuerdo cuando siempre decías aquello que necesitaba oír.." (la frase es mía, dear).

Lobo dijo...

touché

http://www.youtube.com/watch?v=5GhhmI0tvw8&feature=relmfu

Ramón Carballal dijo...

Es una suerte que exista este rincón donde poder leerte. Me encantó el poema. Besos.

Just dijo...

El poema es precioso Carmen, lleno de tí. Para mi, la esencia, el corazón del mismo se encuentra en la segunda estrofa.

"Porque yo que pensé subir a lo más alto,
tenerlo todo,
construirme una piel con cada hombre,
hoy sólo espero hacerme mínima
para caber en ti
como caben las cosas en su sombra,
con la fácil costumbre de lo cierto. "

Más que suficiente.

Te dejo un poema de Dulce Maria Loinaz, a la que hace rato no leo, pero que tu poema me recordó, no sé, cosas de la nostalgia supongo, del ayer cercano.

Poema sin nombre

He de amoldarme a ti como el río a su cauce,
como el mar a su playa, como la espada a su vaina.
He de correr en ti,
he de cantar en ti,
he de guardarme en ti ya para siempre.
Fuera de ti ha de sobrarme el mundo

como le sobra al río el aire, al mar la tierra,
a la espada la mesa del convite.
Dentro de ti no ha de faltarme
blandura de limo para mi corriente,
perfil de viento para mis olas,
ceñidura y reposo para mi acero.
Dentro de ti está todo; fuera de ti no hay nada.
Todo lo que eres tú está en su puesto;
todo lo que no seas tú me ha de ser vano.
En ti quepo, estoy hecha a tu medida;
pero si fuera en mí donde algo falta, me crezco...
Si fuera en mí donde algo sobra, lo corto.

Te abrazo en esta mañana de lunes soleado.

Enfero Carulo dijo...

Pues hoy vengo yo con el estilete porque pese a que el poema es glorioso, le encuentro en el segundo verso dos "entre", con lo que el primero lo cambiaría por un "en".
Está claro que es el autor quien decide y sabe qué tiene cabida y dónde, pero me gusta escuchar a quienes me leen desde la objetividad porque ellos son quienes más saben de mi poesía. Y gracias a ello evoluciono.

Carmen, eres verso, eres lírica y eres mineral

Carmen dijo...

No te pierdas, Cristian, sobre todo ahora que alguien te enseñó a amar a los gatos, je..

Carmen dijo...

La suerte es mía de seguir contando contigo todo este tiempo, Ramón.

Beso enorme.

Carmen dijo...

Precioso el poema de Dulce María, Just... Ya ves, "todo" está ya dicho en poesía, es lo que afirmo siempre, lo único que nos queda es sólo intentar una manera propia de repetirlo... no traicionar nuestra propia voz...

Te abrazo mucho.

Carmen dijo...

Alice... toda la razón del mundo, ese primer entre debe ser un en... corro a cambiarlo... gracias por "ver" y contármelo, hazlo siempre...

Beso grande.