martes, 11 de diciembre de 2012

Saberse

Hace tiempo que llego tarde a todas las fiestas,
también a las que otros convocan en mi nombre
y qué más da.

Ya sé que soy la excusa de los que nunca duermen,
la más fácil de todas las costumbres,
alguien que no se cree ni a si misma.

Una sombra sin lengua,
enmudecida y sola,
siempre a punto de huir hacia otras manos.

Una mujer infértil
que no quiere poemas que la intuyan,
ni cartas que interrumpan su vacío,
ni escudos que la ayuden a vivirse:
nada que la distraiga de lo que no sucede.

Una mujer que acepta que sólo dura un rato,
como la lluvia,
como la vida frágil de un enfermo.

28 comentarios:

estrella dijo...

Hola Carmen!!!
Eso eres una mujer, valiente y fuerte y con dudas y con miedos,pues claro que sí, pero con la cara al viento, enfrentándose a la vida, queriendo sentir cada momento y vivirlo!!!!
Y te admiro en la distancia y me maravilla tu forma de escribir.
Un enorme abrazo y un besito con mi cariño!!!
PD.Ay!!, me quedo sin saber por no poder hablar de ese secretillo que me decías en la entrada anterior ;)

Faro dijo...

Tendrás que acostumbrarte a que te lleven la contraria, tú que ejerces el oficio de vivirte mucho más allá de la costumbre y los vestidos sin nadie. Hay mujer encendida para rato en la memoria de las cosas y en el aroma de tu paso madrileño, vacía ya de nada y puesta de pie, lavada y pura tras las últimas lluvias de las noticias textuales. Como no quieres poemas, yo me muerdo la lengua, voy a dar de comer a la gata, y a sentarme a ver pasar la noche midiéndome la barriga dulcemente. Sin ti no me sirve la metadona.
Pero en alguna parte habrá alguien mucho más valiente (o menos viejo) que desoiga tu voz y erija sílabas de agua de mar y pronombre enamorados que te merezcan. Afortunado quien se atreva.
Me gusta que te sepas y lo digas, rodeada de tomillos aunque tú no los veas.

Un beso.

Ana Clavero dijo...

Jopé!, por qué no le escribes a las antenas de Madrid?
Aunque después de los cometarios de Faro una se queda sin palabras, quiero recordarte que escribiste en un laureado poema que "querías ser parque en los domingos" y así quiero yo verte.
Un besazo

Desconcierto dijo...

Leyéndote desde Bilbao.

Recuerdo una fiesta a la que no llegaste tarde...quedan muchas otras para seguir llegando más o menos puntual.

aunque los poemas son solo eso, poemas...

escribe otro ¿vale?

un beso

Miguel Iñiguez dijo...

Ahí te quería yo ver, Chapoó!! Con dos coo............. Haber si ahora como se suele decir esotéricamente esa puerta se nos abre para todos de una vez

Un besote

Carmen dijo...

Hola Estrella, lo del secretito es porque no se debe contar en público, jeje... El resto me alegra como siempre encontrarte. Eres un sol.

Un besote.

Carmen dijo...

Bueno, siempre he pensado que tener un novio poeta no es una buena idea (jeje), prefiero a alguien más prosaico a la hora de amar... De todas formas de repente me parece mucho más importante tenerme a mi misma y a partir de ahí intentar tener otras cosas... Tal vez se me había olvidado...

Un beso.

Carmen dijo...

Ana, queridísima, tú sabes que unas veces somos parque en los domingos y otras sólo sombras que sobreviven casi de milagro... Las dos cosas forman parte de nosotros y las dos nos hacen ser quienes somos... Si no existiera la tristeza no sabríamos apreciar la alegría, o eso dicen...

Un besazo, guapa.

Carmen dijo...

Hola Antonio,

A tí, tan optimista, intuyo que no te ha gustado nada mi "saberse"... Y claro que sí, ha habido muchas fiestas, no sólo una, a las que no he llegado tarde... Me conoces y sabes que en vivo y en directo no suelo "llorar" sobre ningún hombro pero todos tenemos momentos de bajón y negarlos sería como negar que también existe la noche... Pero, ale, escribiré otro, sí, aunque no pueda prometerte los resultados, jeje, la poesía no puede ser impostada, ni falsa...

Besoooo

Carmen dijo...

Hola Miguel,

Qué bien tenerte cerca aquí y en otros lares... Lo más importante de este poema, independientemente de que sea desolador o triste, es que he sido capaz de escribir de nuevo... Eso ya me pone contenta, aunque el paisaje que he pintado no sea para tirar cohetes...

Un beso grande.

Desconcierto dijo...

mmmm, si, si me ha gustado....lo que pasa que siempre tomamos los poemas que leemos como algo que realmente ha pasado o siente el que lo escribe, y no tiene porqué ser así ¡cuántas veces me han comentado con un 'ánimo y no te vengas abajo' y realmente estoy de putamadre!!

pero si, inevitablemente, tomé tu poema como que estás en cada verso...y te sentí de bajón...pero has escrito! por eso te decía ese 'escribe otro', como un empujón para que continúe esa racha!!!

besos, de nuevo desde Bilbao, viendo la ría desde la ventana del hotel.

Faro dijo...

Probablemente arrastras con fastidio el peso de los poemas que se escribieron a tu nombre porque a quienes lo hicieron tantos años les faltó la hombría que tú reclamas. Pero no seas tan escéptica: se puede escribir versos y ser útil hasta en la cocina si hace falta. Digo yo que habrá algún poeta que no viva sólo en las metáforas sino que las practique.

Un beso.

Carmen dijo...

Bueno, el poema no es la alegría de la huerta y a veces estamos de bajón y no pasa nada, tampoco... o hay rachas en las que estamos de bajón, o momentos sueltos... de la misma forma que otras estamos de subidón... Es mejor lo último, obviamente, pero no se puede ocultar lo primero ni hay por qué... Ahora viene la parte más difícil: intentaré escribir otro poema, jajaja.

Besos hasta Bilbao

Carmen dijo...

No, no, yo he tenido hasta novios poeta y algún poema lleva mi nombre (incluso sé que un libro entero lo lleva) y los poetas son seres de carne y hueso, cierto, que no se pasan la vida recitando versos por las esquinas pero de poder elegir, nada de poetas... Hablan mucho, cambian con frecuencia de musa y encima, como son eso, poetas, se esgrimen la facultad de sentir más o distinto que el resto y en nombre de eso se permiten casi cualquier cosa. Quita, quita... mejor alguien que me enseñe otras maneras de ver la vida y que me ayude a tener los pies sobre la tierra.

Un beso.

Faro dijo...

Coño, Carmen, tienes una manera de triturar poetas que parece estés definiendo a Pío Cabanillas, que iba de Solís Ruiz a Carrillo con la misma facilidad de una escort girl de postín recorriendo hoteles mundanos.
Por un poeta que te haya salido rana no te cierres esa puerta. Anda y déjate, que también hay poetas mudos. Incluso honestos, digo yo.

Un beso.

Carmen dijo...

Jo... no dije nada malo sobre ellos... sólo que prefiero, no sé, uno de ciencias que sólo crea en las evidencias... je.

Desconcierto dijo...

halaaaaaaaaaaaa lo que dices de los poetas! como se entereeeen :P jajaja

Carmen dijo...

Otro... que no he dicho nada malo... además, ya verás, por hablar se me va a caer un poeta encima de la cabeza, jajaja

Faro dijo...

¿Eduardo Punset te vale?

Carmen dijo...

Eduardo Punset???? Nooooooooo. En realidad prefiero a George Clooney haciendo de médico en Ugencias, jeje.

Faro dijo...

George es marica, ya lo sabes. Por eso siempre se deja fotografiar a diestro y siniestro con tanta girl de silicona. Pero si tú eliges la castidad y no te importa...
Luego no digas que no te lo avisó un maldito poeta.
Un beso.

Carmen dijo...

Ni de coña es marica... Mi George????? No tengo nada en contra de los maricas pero él representa al hombre perfecto, incluso un poco "bruto" (jeje)... Noooo, me niego...

Pilar Morte dijo...

Me alegra que escribas. De vez en cuando entro y salgo decepcionada si sigues mudita.
Saca tu potencial que es grande.
Besos y Feliz Navidad
Pilar Morte

Carmen dijo...

Hola Pilar,

A mí me alegra encontrarte... tanto tiempo callada y siempre pienso cuando cuelgue algo no va a venir nadie a leerlo... así que es una sorpresa enorme y muy agradable que me ayudéis a mantener el blog vivo.

Gracias.

Besos para ti y Feliz Vida siempre.

Araceli dijo...

Hola. Aunque no haga comentarios a tus entradas, te sigo, siempre vale la pena pasar por tu blog.
Qué buen poema, Carmen. Suscribo cada uno de los párrafos, casi cada palabra. Para ser nosotros mismos lo primero es saber quién somos y querernos...poco más tenemos. Y en los añadidos amorosos que nos da la vida, ya sean poetas o científicos hay de todo, aunque supongo que ser la musa de poetas y poemas debe estar bien, no sé, creo que a mí me halagaría bastante.
En fin, que me ha gustado mucho el poema, corto, duro y bello, como la vida misma.
Miles de besos guapa

Carmen dijo...

Suena más romántico ser la musa de un poeta que serlo de un carpintero pero al final las palabras, aunque sean hermosísimas, no sirven para construir una vida... Lo importante son los actos... Y,sí, saberse es un duro trabajo al que muchas veces renunciamos porque no es fácil y con frecuencia puede acarrearnos dolor... Es más sencillo vivir medio atolondrado sin ver y sin verte... Oye, que me encanta que hayas venido... De verdad que cada comentario me ayuda a no dejar que este lugar se me muera... y más con lo que lo quiero...

Un beso, Araceli. Y gracias.

Esteban Granado dijo...

Y de las mujeres poetas... ¿qué me dices? Porque también las hay, me han dicho, de hecho yo conozco una cuyo nombre empieza por C..., que escribe de forma muy natural poemas extraordinarios.

Supongo que los poetas tienden a los rollos platónicos y un punto quijotescos. Aunque, como dice el maestro José Mota, "no pasa ná, si casi es mejor, pero no pasando ná... que sepas que ser (poeta) eres" (no sé muy bien a qué viene esto que he escrito, pero me hacía ilusión ponerlo, oyes).

Supongo que los poetas son un poco tremendistas y bastante inseguros. Yo cuando veo a un tío por ahí hablando por los codos y engolando la voz en una tertulia poética de esas infumables, me digo: y este, ¿cuándo escribe?, y, más importante aún, ¿qué escribe, si parece que está seguro de todo?. Porque si estás tan seguro, ¿para qué vas a escribir poesía, que es como interrogarse y es como buscar respuestas?

En realidad, tengo cosas escritas sobre algunos poetas, sobre cierto tipo de poetas, que no son muy divertidas precisamente, vamos, que no salen muy favorecidos en mis retratos.

Todo para decir que hay varias clases de poetas. Y para mí que los mejores son los que no lo parecen y, más importante, no quieren parecerlo. De los demás, así de primeras, lo mejor es desconfiar un tanto (digo yo).

Besos.

Esteban

Carmen dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, Esteban, y lo que dije se puede extender también a "ellas"... de la misma forma que lo que tú has dicho no tiene sexo. Eres poeta, supongo, sin remedio, ni lo eliges, pero dentro de ese ser poeta hay decenas de formas de enfocarlo... Estoy de acuerdo contigo en que los mejores son los que no lo parecen, los que no engolan la vida ni, como tú dices, se enzarzan en aburridísimas tertulias y soliloquios sentando cátedra. Yo escribo porque no me queda más remedio, las definiciones las dejo para otros y, desde luego, no soy monotemática, la poesía es muy importante en mi vida pero hay otras muchas cosas que lo son y algunas, incluso, nada poéticas... jejeje.

Me dio mucha alegría verte por aquí... y haber recuperado tu compañía.

Un beso.