lunes, 14 de septiembre de 2009

Mollina y etc


Es la primera vez en mi vida -que yo recuerde- que gano un premio, ni de poesía ni de nada, entre otras cosas, porque a mí lo de competir se me ha dado siempre fatal. Ni en la poesía, ni en el trabajo ni siquiera con los hombres, cuando la cosa se pone fea soy de las que, en vez de sacar las uñas, me retiro. Creo que soy demasiado vaga como para perder energías con esas cosas. El caso es que allí que me tuve que plantar, en Mollina, Málaga, en las Fiestas de la Vendimia. Toda una experiencia religiosa.
No voy a contar los detalles del acto porque fue larguísimo y no vienen a cuento, sólo diré que he aprendido más de vino en unas horas que en toda mi vida. También diré que me puse mucho más nerviosa de lo que esperaba (no soy tímida, la verdad) y que leí el poema demasiado rápido (afortunadamente lo grabaron y así tengo oportunidad de oírme y corregirme). También diré que debo darle la razón a Amparo en eso de que en absoluto tengo cara de poeta porque en el coctel previo al acto, un "mozo del pueblo" que intentó ligar con nosotras (fui con una amiga) nos preguntó que si éramos las cantantes del grupo que iba a tocar después en la caseta para amenizar las fiestas. Del ataque de risa que me dió casi espurreo el vino con el que estaba intentado traquilizarme.
Yo me lo pasé pipa, pero sobre todo después, en la caseta había unos senegaleses que bailaban de miedo y a bailar con ellos nos entregamos en cuerpo y alma.
El sábado a media mañana (yo tenía un poco de resaca) nos fuimos a comer a Ronda que me ha encantado, tanto como para hacerme el propósito de volver sin prisas. Y después a Estepona a conocer, por fin, a Ana Clavero. Eso ha sido, por supuesto, lo mejor del fin de semana. Ya sabía que ella era deliciosa pero he descubierto que su marido no se le queda atrás. Los dos han sido todo hospitalidad, todo amabilidad y todo cariño. Lástima que un acontecimiento inesperado emsombreciera, y de qué manera, la noche. Pero, bueno, así tenemos una excusa más para repetir noche o noches lo antes posible.
Y luego, para Madrid con una parada improvisada en Granada para comer. Y, de paso, por pura chorra, encontrame con un poeta magnífico al que le debo casi todo lo que sé de poesía. Y recordar en ese encuentro que, a veces, apreciamos a las personas mucho más de lo que creemos.
Ha sido un fin de semana precioso,no precisamente por el premio, pero sí por la poesía. En parte o en todo, gracias a esas dos personas (y a alguna más), que me han acompañado, enseñado y animado estos años yo fui a Mollina. Fue la poesía la que las puso un día en mi camino y, sólo por eso, estos años de dedicación y aprendizaje han merecido la pena. Hasta el amor a la palabra hay que compartirlo. Todo, absolutamente todo, hay que compartirlo para que tenga algún sentido.

16 comentarios:

Desconcierto dijo...

...Todo, absolutamente todo, hay que compartirlo para que tenga algún sentido.

Qué bueno!
de esos findes que, sin saber bien que va a venir, se convierten en imprescindibles en nuestra memoria.

Gracias por compartirlo...

un beso y como no...fe-li-ci-da-des...

Carmen dijo...

Gracias a ti por seguir acordándote.

Un beso,

Carmen

Ana Clavero dijo...

Gracias guapa. Siento infinitamente que tuvieras que pasar el malrato.
Lo repetiremos, claro que lo repetiremos.

Perdóname que no me extienda pero esta semana tengo "curro" de abuela canguro y ando de tiempo, que pa que te cuento. De todas formas tú sabes, y muchos de los compañeros que pasan por aquí también lo saben, del enorme cariño que te tengo.

Un besazo.

Carmen dijo...

No te preocupes, Ana... no hay como ejercer de abuela... estoy segura de ello.

Un beso grande,

Carmen

Mayte Sánchez Sempere dijo...

Pues nada Carmen, que enhorabuena por el premio de nuevo (ya no me acuerdo dónde te felicité) y un beso grande.

Jorge Lemoine y Bosshardt dijo...

Google.
Google.
Google.

Ponés "Banda delictiva REMES encubridora de plagio" y estás vos, como encubridora de plagio.

Carmen dijo...

Un beso grande para ti, Mayte.

Carmen

Carmen dijo...

Tengo por norma no borrar nada de lo que se cuelgue aquí dentro...

Jorge Lemoine y Bosshardt dijo...

Google.
Google.
Google.

Ponés "Banda delictiva REMES encubridora de plagio", y estás vos, como encubridora de plagio.

No te hagás la inocente.
Seguís encubriendo el plagio de Riera.

Carmen dijo...

Pero siempre hay una excepción para todas las normas.

miss lisbon dijo...

Carmela!!! Que bonito, gracias por compartirlo. Aunque ya me lo habías contado por teléfono leerlo me ha resultado más dulce.
Que guapas estáis las dos!!!

Carmen dijo...

Gracias a ti por leerlo.

Beso gordo,

Carmen

María dijo...

Estoy convencida que las personas que aman la poesía, son de una calidad especial. Yo me siento muy afortunada por haber conocido algunas de ellas. Mi enhorabuena por partida doble. Por el premio –lo único que me sorprende es que sea el primero, y estoy totalmente segura que no será el último-, y por tu amistad con Ana, a quien admiro mucho y por muchas razones. Ah, yo también opino que tu aspecto es espectacular. Jajaja.
Un abrazo, María.

Pedro Ferreira dijo...

¡¡¡Felicidades!!! Ya te dije que vendrán más. Se ve que lo pasaste divino...
Besos desde la bahía.

Carmen dijo...

Hola María,

Gracias por perderte por aquí. Me alegra mucho compartir contigo la admiración y el cariño por Ana.

Un beso,

Carmen

Carmen dijo...

Hola Pedro,

Sí, me lo pasé fenomenal, no podía ser de otra forma... Muchas gracias por venir.

Un beso,

Carmen