viernes, 14 de enero de 2011

Detenida

Y estoy aquí parada en la mitad del mundo
sin saber si avanzar
o seguir detenida en este invierno,

asomándome a veces a la vida
con el deseo de creer en algo.


Pero es tan torpe la mirada
que en mis ojos
aún respira aquella lumbre,
aquellos días de prodigio,
cuando la noche era una ciudad amable
y el temor se dormía sin esfuerzo

como se duermen los que sueñan,
los que no sienten frío,
los que habitan en casas sin pasado.

Y aunque ya no confíe en las palabras
me acerco a otras bocas esperando el asombro:
que se vuelva mentira este cordón de alambre,

ese hedor que presiento
cuando el aire golpea en mi ventana.

8 comentarios:

Juan Fionello dijo...

La verdad es que leer un poema tuyo siempre resulta satisfactorio, Carmen. Un gustazo pasar por tu blog, porque siempre se encuentra calidad y sorpresas.

Abrazos.

estrella dijo...

Hola Carmen!!

Creo que siempre hay que avanzar,aunque sea tropezándonos,no es bueno pararse,sobre todo,cuando no te sientes a gusto.
La confianza te la da,los hechos,las palabras,fíjate que es lo que aquí utilizamos,por sí solas poco valor tienen,lo importante,siempre,son los sentimientos y estos se demuestran con hechos.

Confía,sigue confiando!
Un besito

IBEN dijo...

Es una paradoja que aparece siempre en algun momento de nuestra existencia. Pablo Neruda escribió una vez: "Hacia dónde ir, hacia dónde regresar? Yo digo que lo importante es avanzar y no mirar para atras. De lo mejor que te he leído, nivel Carmen Cathedral.

Besos, guapa! - IBEN

Carmen dijo...

Me alegra si disfrutas algo, Juan y que te acuerdes de mí.

Un abrazo.

Carmen dijo...

Hay una cosa que se llama decepción, Estrella, de la que es necesario también curarse...

Un beso.

Carmen dijo...

Eso hacemos "avanzar", Iben... Por cierto, Neruda no me gusta nada un día te contaré por qué... jeje.

Un beso.

paula varela dijo...

si yo estuviera parada en la mitad del mundo, creo que seguiría los consejos de Silvio Rodríguez en su canción "Solo el amor":

"Debes amar el tiempo de los intentos.
Debes amar la hora que nunca brilla."

Siempre me alegra visitarte, Carmen.
un beso grande,
Paula

Carmen dijo...

Debes amar el tiempo de los intentos.

Hermosísimo, Paula... al fin y al cabo es verdad, somos sólo intentos... Silvio es muy sabio...

Me alegra mucho saber de ti.

Un beso.