domingo, 15 de julio de 2007

No lo ves?

Mira las heridas de mis rodillas,
con ese gesto inclinado de párpados
que sólo se desnuda en la ceguera.
Estoy muerta, no ves que tengo frío?
Mis manos se estudian sobre las tardes,
son manos de hielo
bajo el destino autista de tu vientre.
Aún tengo frío
y colegios rotos sobre la boca.
Soy pequeña, no lo ves?
A penas una niña
que se niega a crecer en las aceras.
Tengo frío y tal vez algo de miedo
(a no encontrarte).
Se rozan el frío y la soledad,
los lugares que nos vieron sin ojos,
las trampas de los años.
Roza el mundo un reloj que marca tiempos.
Pero yo sigo siendo una niña, no lo ves?

6 comentarios:

Nautna dijo...

El frío y el miedo
van de la mano
con la soledad.
Y el frío de los 35º
de estos días de Sur
aún recorre mi espalda.
Quería calma
y sólo la encontré en letras
y en fotos...en ratos clandestinos.
La ciudad fué isla
y yo su naufrago
dibujando corazones de sal
en la arena de Boliches.

Este rincón tiene Magia,
mucha magia...

Un beso

carmen iglesia dijo...

gracias, Nautna.. por pasarte y por leer... Un beso.

Marina B. dijo...

Amiga, excelente espacio!!!!!
Seguiré visitándote y disfrutando con tu literatura.Me ha dejado poco que decir Nautna, pero aún así te repito que escribes como los ángeles.
Estupenda mixtura poesía-fotografías.

Besos grandotes y recuerdos a tu gata!!!!

Graciela dijo...

Domingo helado en Buenos Aires y un espacio para otras sensaciones térmicas.

Niña de Tintas, Scarlatintas, Tinta Roja... huella de vino y de sangre porteña para Carmen Iglesias. Huella de Buenos Aires, puerto de Noviembre, constelación de Espera.

Qué gustazo pasearse por aquí, Nena. Un abrazo de

GraCiela

carmen iglesia dijo...

Eres muy generosa, Marina... el blog está incompleto pero seguirá creciendo... Un beso grande.

carmen iglesia dijo...

El gusto es siempre mío, Graciela... un beso hasta noviembre.

Carmen