martes, 3 de julio de 2012

Siempre


A Val, por recordarme quién soy todas las nochesNo puedo abrir mis venas en tu boca
ni dormirme en tu abrazo;
tampoco puedo andar descalza por tu vida
ni desnudarme en ti.

Yo, que sólo he sabido ser de otros,
nunca he querido hablarte desde el miedo,
pecar en tu palabra
como peca el que mancha la ternura.
Nunca he sabido estar dónde debía.

Lo mío fue el hambre,
la búsqueda,
la cabeza en el hombro equivocado,
alquilarle mi piel a los mendigos
y al hacerme nocturna quedarme quieta en ti,
en un lugar sin sangre,
en una de las pocas certezas que poseo.

Aunque nadie en el mundo entienda que existimos
más allá de la piel y de los mapas,
al margen de los cuerpos que nos tocan,
dentro de una verdad que nos calienta
sin mentiras ni ruidos;
eternos como el sol cuando madura.

8 comentarios:

Faro dijo...

Este tipo, Val, tiene suerte y buena vista. Pero no ha descubierto la pólvora china. Tú eres un incendio, un milagro y la ecuación perfecta. Si hay un átomo de justicia en el mundo, algún día los niños madrileños aprenderán a declinar tu nombre como se llama a la esperanza, ese paisaje amigo que morirá contigo. Tu primera palabra de este martes es un título con vocación de eternidad, ese territorio donde tú estarás porque ya te aguarda para luego, cuando los horizontes se te vengan definitivamente encima. El corazón de los hombres es un misterio. Me da que el de Val tiene puerta de entrada sin salida. En él habitas tú, mujer definitiva, y desde él verás pasar la vida, tantas vidas como tú quieras, junto a los barcos que siempre llegan a puerto, las cartas de los novios, los besos al oído, los árboles que hablan, el aire de la noche enamorado de una andaluza, los viajes magrebíes, el nieto de quien más te ama. Quédate en él porque en él siempre habrá una hoguera para ti. ¿Dónde vas a estar mejor?

Un beso.

tino dijo...

Mi querida amiga lo siento no me da tiempo a pedirte permiso para colgarlo en el blog de nuestra tertulia literaria. Magnífico.
Si no quieres que aparezca me das un toque en el correo y lo quito.
Un besote. Tino

Desconcierto dijo...

joder...

el mejor en esta 'nueva etapa', sin duda.

besos y abrazos

Carmen dijo...

En pocos sitios voy a estar mejor, eso ya lo sé y por eso esta chica lista no se aleja nunca demasiado y eso que precisamente por ser lista, sé que me has colocado en un lugar que probablemente no me pertenezca. Pero eso ya lo hemos hablado muchas veces, al final lo importante es compartirnos dentro y fuera de la poesía.

Besazo.

Carmen dijo...

Todo lo contrario, Tino, cómo me va a importar? Al revés, te lo agradezco y me encanta que te haya gustado tanto como para llevártelo. Te puedes llevar todo lo que quieras cuando quieras, para eso está la poesía para que llegue cuánto más lejos y a más gente mejor...

Un besote, siempre me alegra encontrarte.

Carmen dijo...

Pues te contaré, Antonio, que este poema forma parte de un contrapunto con un compañero de Ultraversal. Supongo que sabes lo que es un contrapunto pero por si te cuento que es como hablarle a alguien en verso. El escribe un poema, yo le contesto con otro y así hasta que el tema se agota que, a veces, es nunca.

Me alegra infinito que te haya gustado por tú eres de los que mejor sabes lo mucho que me ha costado volver a darle a la tecla.

Un besazo gigante.

estrella dijo...

Hola Carmen!!
Es extraordinario este poema,habla de ti,de tu búsqueda,de tu verdad,de ese dar sin medida,de las equivocaciones y de los aciertos.
De mostrarte tal cual eres,gracias por permitir "verte".
Sobre todo ese final,me parece tremendo.

"Aunque nadie en el mundo entienda que existimos
más allá de la piel y de los mapas,
al margen de los cuerpos que nos tocan,
dentro de una verdad que nos calienta
sin mentiras ni ruidos;
eternos como el sol cuando madura."

Existimos,somos seres etéreos también que se diluyen en el viento,ese que nos acaricia el sentimiento,como haces tú,gracias por esta caricia.

Un fuerte abrazo con mucho cariño!!

Carmen dijo...

Me alegra si te gustó, Estrella, el poema habla, sobre todo, de la complicidad que, a veces, se da entre dos personas, una complicidad que va más allá de las vidas que cada uno viven por separado. Habla también de generosidad (pero no de la mía) y de la enorme capacidad que algunos pocos elegidos tienen para seguir creyendo en la vida por muy difícil que la propia vida se lo haya puesto... Bueno, eso intenté... Y esos son los temas que ahora mismo me interesan y me provocan más. Me he pasado años escribiendo de amores y desamores y mirando muy poquito dentro de mí, valorándome en la medida en la que los demás me valoraban y no, ese tiempo y ese error, ya pasaron, ahora toca recuperar ese tiempo perdido. Y hay alguien que me ha ayudado infinito a sentir y entender eso.

Eres un sol. Te mando un besazo y te deseo un buen domingo... Yo hoy voy a vaguear, jeje.