sábado, 23 de junio de 2012

Lo mío




Son muy pocas las cosas que puedo nombrar mías:
esta ciudad prestada,
algún recuerdo,
algún trozo de vida destinado a mi boca,
el libro que se abre cuando la noche empieza,
el mar.

Cosas que no se pueden destruir,
ni guardar bajo llave.

Cosas que ni siquiera tienen nombre,
que nadie envidia,
que ocurren en mis manos como un crimen,
como una letra a punto de convertirse en máscara.

15 comentarios:

Manuel Martínez Barcia dijo...

Esa belleza para compartir, no se ha perdido, la guardo en mi archivo de memoria, sin embargo no sé como renacer lo comentado.

Pero dejo en lo tuyo un pedazo de mí, para que existan en tus cosas que nombrar las islas que conmueven mi ciudad, mimoseando.

Un beso.

Faro dijo...

lo tuyo también es amar a manos llenas
la costumbre de mirar con ojos de pregunta
la vida que te espera y te merece
deja una pista para seguir
tus sandalias cargadas de futuro
ahora que parece que el estío
apaga el miedo y nos vuelve jóvenes
invulnerables a la desidia de dejar pasar el tiempo

eres un milagro y no lo sabes
o quizás te puede el trance de seguir a quemarropa
atrás quedaron los paréntesis
es la hora de los pronombres enamorados
yo tú todo lo que nos une y nos separa
dios está de nuestra parte aunque no exista
y titila ya el pasado muerto de envidia
al verte una mujer cargada de mañana

estás ya en el camino siempre abierto
y aquella playa de luz te sueña
paisaje vivo de tu infancia

te doy mis manos para sostenerte
tú sólo escucha esta canción que habla
de ti y de mí que nos miramos sin sospecha
y ya en pie mira un instante este rincón
de Madrid donde te sueño

Un beso

Faro dijo...

(El poema está escrito a bote pronto, esperando en la parada un autobús que nunca llegaba, está lleno de defectos que tú no mereces, pero también de un amor por ti que se te queda chico sin duda).

Carmen dijo...

Te cuento, jajaja, como sabes cuando te comentan en el blog te llega el comentario a tu correo electrónico, (al menos yo lo tengo configurado así) y lo primero que leí fue tu último mensaje... Jajaja, me salió todo el ego poético del mundo e iba a contestarte como una fiera y a pedirte que me señalaras los tantísimos defectos del poema... Luego me he reído yo sola, ayyyy.... que no tenemos ego, y una mierda... Mi poema es un poema menor pero para mí tiene el mismo valor que tienen todas las cosas que estoy recuperando, ya lo sabes... Y el tuyo me encantó, aunque, como siempre, me "veas" mejor de lo que soy y me pronostiques un presente lleno de todas esas cosas que ya sabes que no tengo... Gracias, no sé cómo aún crees en mí...Y gracias también por hacerme reír, aunque no fuera tu intención...

Un Beso

Carmen dijo...

Gracias, Manuel, me salté el orden... Pues nada, a ver si alguien sabe si tiene remedio y si no espero que el poema vuelva a llegar al menos a la misma gente que en su día llegó, porque lo merece... Perder los comentarios me fastidia enormemente, en fin...

Un beso.

Faro dijo...

Jajaja ¿te salió por un instante la Carmen de Merimée con la navaja en la liga? Pobre de mí...

Manuel Martínez Barcia dijo...

No te preocupes, Carmen. Lo mío es ver pasar el tiempo entre corchetes. :(

Qué buen poema-bus desde tus venas, Faro.

Un abrazo.

Carmen dijo...

Qué dices de la Carmen de Merimée? Esa a mi lado es Caperucita roja si se trata de defender mis poemitas, de la que te has librado, jajaja... (es broma o, bueno, medio broma, je).

Más besos

Carmen dijo...

No te salté porque no te viera, Manuel, es que toda mi "furia" se vino abajo cuando entré en el blog y no pude por menos que soltarlo inmediatamente...

Faro siempre deja buenos poemas, aunque los escriba en la parada del bus (a mí se me dan muy bien los atascos para escribir; creo que estamos un poco p`allá los que hacemos versos...).

Besos muchos.

Desconcierto dijo...

Gracias por seguir escribiendo Carmen...si, gra-cias...

un beso

Carmen dijo...

Gracias a ti, Antonio... por estar siempre, incluso en la espera... Y, sí, estoy contenta por ser capaz de volver a escribir... Ahora es como si todo fuera nuevo en mi vida y todavía tengo cosas pendientes de re-aprender, de estrenar... es casi una suerte...

Besazo

Ana Clavero dijo...

Ojalá yo pudiera volver a escribir! No sabes cuánto me alegra verte de nuevo en la "brecha".
El poema es precioso e impecable, como todos los tuyos.

Un besao, reina

Carmen dijo...

Todo es ponerse, Ana, aunque hay circunstancias que hacen que ponerse no resulte fácil, yo no he sido capaz de escribir en casi un año y ahora, sin embargo, lo he retomado casi con facilidad y con muchas menos obsesiones que antes... Qué te voy a contar que no sepas? A ver si hablamos... Estoy a la espera de la revisión para irme a la playa luego y, mientras, tengo días regu... Yo no sirvo para estarme quieta, no sirvo para tantas cosas...

Un besazo, amore.

Pedro Javier dijo...

Me alegra sentirte cerquita Carmen, felicidades poe todo.
Un besito salado.
Javier

Carmen dijo...

A la que me alegra verte por aquí es a mí...

Yo también espero pronto poder mandar besos "salados".

Mil gracias.