viernes, 24 de junio de 2011

Regalos de los de verdad


Lo único bueno que tiene estar enferma es que te llenan la casa de chocolate, flores, pulseras, gominolas de mora, libros... así que un día, hace muy poco, alguien que me conoce muy bien apareció con Los enamoramientos de Javier Marías, al que como lectora amo sin concesiones. Ya es mío. Ya duerme en mi mesilla de noche

14 comentarios:

estrella dijo...

Hola Carmen!!

Me alegro que tengas esa joya y la puedas disfrutar.

Un besico cariño!!!
Mmm...gominolas...

Francisca Quintana Vega dijo...

Hola. La casualidad me trajo aquí. Tienes una forma expontanea, clara y amena de escribir.
Te invito a visitar mi blog. Un beso y encantada de conocerte.

EL GATO ESTEPARIO -víctor- dijo...

Verdaderamente es un buen regalo.

Disfrútalo y comunícanos algún pasaje algún extracto que te haya impactado.
Yo también acabo de empezar un libro, que veremos a ver si cuando lo acabe soy el mismo, jaja. Es un libro/riesgo.
Yo pienso que cada libro es un viaje, y algunos pueden suponer emprender una verdadera aventura. Y que una vez finalizada su lectura, en mayor o menor medida, por su culpa ya no somos la misma persona, jaja. Pero me gusta el riesgo. -Cosas mías-.

Un beso.

miss lisbon dijo...

Que casualidad!!! A mi casa también ha llegado por el cumple de Victor!!!
Yo todavía soy virgen de Marías... .

Bsss

Araceli dijo...

Me alegra un montón que estés tan bien cuidada y regalada...no todo el mundo tiene un lugar donde poder contar con que lo cuiden. Seguro que te lees el libro en dos días. Javier Marías engancha rápido, conoce bien el alma humana y lo cuenta todo tan bien...
Muchos besos y a seguir mejorando

Carmen dijo...

Me he comido kilos de gominola estos días, Estrella, ahora a régimen, je..

Un beso.

Carmen dijo...

Encantada de conocerte, Francisca, últimamente ando pillada de tiempo pero te visitaré.

Un beso

Carmen dijo...

Somos los libros que leemos, el cine que vemos... Hay libros y películas que nos marcan (incluso demasiado) y abrir la primera página siempre es una avetura, por supuesto. Ya te contaré, aunque Marías es un garantía para que me guste.

Gracias por estar, Víctor.


Beso.

Carmen dijo...

No te creas que mejoro, Araceli, al menos no por dentro...pero sí tengo una enorme suerte respecto a los regalos y a los regaladores, jeje... A veces me sorprende todo ese amor...no sé cómo me puede ir tan mal en el otro tipo de amor (jeje), o sí lo sé...
Empieza a ser grato contar contigo,Araceli.

Un beso.

Carmen dijo...

Carmencita, qué me lees muy pocoooooo (es broma). La verdad es que no sé si Javier Marías te gustaría a ti, me quedo con la duda...

Beso (ahora voy a llamarte, si me dejan)

Ramón Carballal dijo...

Que disfrutes del libro, Carmen. Supongo que los momentos difíciles tienen sus compensaciones, por ejemplo saber quien te quiere de verdad. Que sepas que sigo por aquí aunque no me haga notar.Besotes de los grandes.

Carmen dijo...

Toda la razón, Ramón, y me he sentido y me siendo muy afortunada respecto a eso... se me suele dar muy bien detetar a la buena gente y eso tiene su recompensas... Graciñas por estar cerca.

Carmen

Enfero Carulo dijo...

Yo te quiero aunque aún no te haya olido.
A dios pongo por testigo que algún día lo haré jaja
Me has hecho feliz más veces que algunos de mis cercanos. Muá.

Carmen dijo...

Alicia... es de lo más bonito que me han dicho en mucho tiempo... yo creo a ciegas que se puede llegar a querer a la gente a través de aquí.... Yo quiero y he querido a gente que sólo existe en mi ordenador... A vos también. Aquí nos conocemos "por dentro" y en este mundo donde tanto se lleva el quita y pon que pasen los años por nuestros blogs/vida es casi un milagro.
TQ.