viernes, 14 de mayo de 2010

Obsequios

Te doy la casa y sus cimientos,
sus armarios vacíos.
Te doy el pan
y con él todo el hambre de una noche,
toda la sed y la pobreza.
Te doy mi piel a sorbos
para que cuando bebas se vuelva absurdo el tiempoy con él las facturas, las llaves, los pasillos
y esa sombra que habita en nuestras manos
como una inútil mancha de dolor.

20 comentarios:

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Hija, lo tuyo es un pecado, uno no puede leerte sin más, siempre consigues dejarnos con la garganta seca y gritando más.

Un abrazote
Marian

Perfecto dijo...

Realmente un "obsequio". Un poema agridulce pero bello.

Un cordial saludo.

Cristhian dijo...

...y esa sombra que habita en nuestras manos.

¡GRANDE!

Saludos yo

Desconcierto dijo...

JODERRRRRRRR

de los que más me ha gustado de lo que llevo leyendo en estas ciudadescomoislas.

Un besazo

Enfero Carulo dijo...

plas, plas, plasssss

Eres contundente y rotunda y a la vez una de las mejores voces líricas del momento.

Hay cientos de poetas en ti.

Pues para todos ellos, besos infinitos

Carmen dijo...

Eres muy generosa Marian y en estos días lo agradezco más que nunca.

Besote enorme

Carmen dijo...

Me alegra que te guste, perfecto.

Saludos para ti.

Carmen dijo...

Hola Cristhian, se está convirtiendo en una costumbre super agradable que vengas... Mil gracias.

Carmen dijo...

Me alegra oír eso, Antonio, porque aún siendo breve me costó la vida escribirlo...

Besote.

Carmen dijo...

Repito, Alicia, es una gozada haberte conocido... No me creo esas cosas estupendas que dices, je, pero de lo que sí estoy segura es de lo gran tipa que eres.

Besos mil.

Entre tu-y-o dijo...

con tantas anécdotas.
Intentando estar en el lugar de un desconocido, te das cuenta de que suelo que amanece como todos lo días debajo de ti, esta hablando de lo que precisas en un instante,sin razón, a la pura incertidumbre...

así como esa canción que unos dicen saber lo que realmente dice, que el desamor, que el amor,que la búsqueda, que la nada.

y si no se nada de ti y tu nada de mi, siquiera un porque, puedes saber que varias palabras dejan palpitando el corazón por los recuerdos.

Poeta Carlos Gargallo dijo...

Carmen, felicidades, he llegado hasta aquí y me he quedado prendado de tu poesía, un abrazo.

Carmen dijo...

Entre-tu-y-yo, gracias. No abunda la gente que escucha de verdad las palabras...

Saludos.

Carmen dijo...

Me alegra que te haya gustado, Carlos, y también saber de ti.

Abrazo.

Ema dijo...

Excelente poesia..

ciento15 dijo...

Bellísimo a rabiar.

Carmen dijo...

Gracias, Enma. Un gusto saber de ti.

Carmen dijo...

Hola ciento (me recordaste la peli, la de la celda, jeje). En serio, me alegra que te gustara.

Saludos.

Just dijo...

Me gustó mucho eso de lo absurdo del tiempo Carmen, es tan, tan, tan de querer, que me disminuyo.

Bellísimo, como siempre

Carmen dijo...

Me fío mucho de tu sensibilidad, Just, así que mil gracias por decir eso. Y besote.