domingo, 13 de junio de 2010

Por qué escribo

Hace mucho que no lo digo y, a lo peor, por eso deja de ser obvio, pero si yo no escribiera estaría menos viva... Por eso el resto me da igual... Porque sé que si todo sale mal, como suele ocurrir, yo tengo la enorme suerte de coger tecla y ordenata (mucho menos romántico, todo hay que decirlo, que la pluma y el papel) y verterlo. Y es catarsis, puro egoísmo, claro que sí, pero, afortunadamente funciona.

12 comentarios:

víctor (el gato estepario) dijo...

Sin ningún lugar a dudas, lo que nos haga sentir más vivos.

UN BESO.

Carmen dijo...

Opino lo mismo, Víctor, y la valentía de saber elegirlo, que no siempre la tenemos...

Beso gordo. Me gusta que vengas.

Cristhian dijo...

MIERDA!!!!!
Grande es nuestro idioma
Con esta mierda vibrante, gutural, y visceral que permite expresar todo amor y todo odio. Toda risa y todo llanto

Tan lejana de esa "shit" gringa que no alcanza ni pa' estornudo de gato.
.....Y a la mierda la poesia!!

Una abrazo
Cristhian

Desconcierto dijo...

exactamente
afortunadamente funciona...

un besazo

tino dijo...

Me gustó esta especie de confesión literaria. De acuerdo, totalmente de acuerdo. Un abrazote amiga. Tino

Carmen dijo...

Nuestro idioma es muy rico, Cristhian, toda la razón, jeje... Gracias por venir

Carmen dijo...

Claro que sí, Antonio, en gran medida por eso lo hacemos...

Besote.

Carmen dijo...

Un abrazote, Tino... Me alegra saber de ti.

Carmen

Enfero Carulo dijo...

La mierda es una metáfora a la que damos poca importancia y sin embargo nos sirve como símbolo recurrente.
Si por ejemplo comentara algo tan manido como que es mejor sacarla fuera porque dentro huele, parecería que estoy hablando de algo escatológico y sin embargo, todo el mundo lo entendería. Los poemas no huelen salvo metafóricamente, las ideas tampoco y también, las emociones... cualquiera de estos conceptos que no huelen pueden ser simbolizados por una mierda ¿no es mágico nuestro idioma? ¿por qué todos los que te hemos leido sabemos perfectamente de qué hablas?
Me siento como un niño que acaba de hacer un descubrimiento importante jajajajaaaa

;-)

lino dijo...

Hay otras maneras de airear el fondo de nuestros "almarios": tomar el sol o andar bajo la lluvia...bailar, correr o, a veces, incluso trabajar, pero solo la escritura se convierte en un espejo casi perfecto de ese tránsito voluntario de convertir sensaciones, emociones, ideas, en palabras.
Me alegra que escribas...por puro egoismo, jejeje.

Carmen dijo...

Alicia, es que es cierto... Y es que da gusto encontrar a gente que piensa, jeje, y, bueno, sigue disfrutando como un niño pequeño cuando descubre que los globos explotan, jeje... Se te aprecia.

Beso grande.

Carmen dijo...

Claro que hay otras maneras, Lino, pero opino, como tú, que sólo la escritura puede servirnos de catarsis... y yo, básicamente, escribo para eso, puro y duro egoísmo.

Ya te echaba de menos.