miércoles, 13 de octubre de 2010

Mañana

Mientras mañana es sólo un nombre
tú me dictas la gloria en cada esquina.

Ya no lo quiero todo,
ahora me basta un rato entre las piernas,
uno de esos momentos que no acaban,
un dilatado sur,
un roce sin dolor.

Mañana, cuando ya no estés,
volverán los cipreses y la noche más triste.
Me haré mesa
o gata en el tejado,
me dejaré morir.

Pero será mañana,
hoy me pesa tu lengua en la cintura
y este placer que suena como suenan los trenes,
lejos y cerca,
sin ningún eco.

31 comentarios:

Latino-Poemas dijo...

Hola Carmen, me gustaría invitarle a visitar el nuevo sitio de poesía www.latino-poemas.net

Ayúdanos a compartir sus poemas :)

Bletisa dijo...

Joer Carmen, cada día escribes mejor.
Empieza el poema de forma gloriosa y acaba más glorioso todavía. Es precioso y de los mejores que te he leído nunca.
Un beso y gracias.

eduardo dijo...

Cierto Carmen, uno de tus mejores poemas

José Antonio Fernández dijo...

Muy buen poema.
Se agradece leer buena poesía.
Un abrazo.

Carmen dijo...

Tomo nota, Latino, me daré una vuelta. Gracias por la invitación.

Un saludo.

Carmen dijo...

No creo eso, Amparo, lo que creo es que a ti te gustan este tipo de poemas. Me alegra si lo disfrutaste. Gracias a ti.

Un beso.

Carmen dijo...

Ya le dije a Amparo que no lo creo, sevillano, pero el que lee tiene siempre la razón.

Carmen dijo...

Se agradece tu lectura, José Antonio. Un abrazo.

José Baena dijo...

No pareces muy convencida pero el poema es bueno, o en su defecto, nos gusta. Cuatro comentaristas y 3 millones de anónimos no pueden estar equivocados (ja!) ;)

"este placer que suena como suenan los trenes,
lejos y cerca,
sin ningún eco."

Gustos y opiniones aparte, este verso es fantástico.
Besos.

cara dijo...

Ya no lo quieres todo? Te conformas con un rato? Y cuando ya no te de un rato, te mueres. No me importa que hagas pero dame un ratico?
Buen poema, espero sea pura ficcion.

Vuelvo, un beso

Enfero Carulo dijo...

Todos tus poemas son tus mejores poemas... cada vez que te leo salen de no sé dónde unas ganas voraces de leerte un poco más.
Creo que quienes mejor escribís sois quienes escribís sin objetivos reales, porque la necesidad manda.
Permíteme que te diga lo que me sale: ¡Qué bestia! jajajajja
Intimísimo

Carmen dijo...

Tengo poemas que subjetivamente a mí me gustan más... Y, sí, lo mejor, para mí, que no soy objetiva, es ese sin ningún eco... Gracias, José... Están bien los tres millones de lectores anónimos, jeje.

Un beso.

Carmen dijo...

A ver, "cara", hacer nuestros los poemas está muy bien pero no hasta el punto de juzgarlos, jeje... Y mucho menos sin haber entendido del todo lo que quieren decir... o no haberlos vivido... Me alegra que a pesar de tu indignación, je, te gustara.

Un saludo, eres nuevo o nueva por aquí?

Carmen dijo...

Tú si que sabes, Alicia, je... no hay objetivos, claro que no, mandan otras cosas... malo quien escriba por objetivos, tan malo como quien lo haga por encargo, je...Ni siquiera se elige cuando o sobre qué escribir...

Beso enorme.

Desconcierto dijo...

Joderrrrrrrrrrrrrrrrrrrr...

a ver, a ver, a ver que lo lea otra vez...

...
...

jo-derrr!

de verdad, bueno con ganas!

beso Carmen

ciento15 dijo...

Y mis ojos prendidos a tu hoy, dulce de algodón, maravilla tejiendo cielos, palabras que se enroscan en mi cuello y me crecen en el alma. Tiritas en mis paréntesis y demueles mis estructuras invitándome a la delicia, quien fuera lengua en tus caderas, instante torneandote las piernas, que se me antojan cálidas y tiernas, salvajes y diáfanas.

Perdona las licencias, pero me inspiras, tocas el botón de mi espalda , al que yo mismo no llego.

Sabes tienes retenida entre tus letras y tu pecho, mi admiración.

ciento15 dijo...

suspiros me emanas

Valentin dijo...

Es un excelente poema porque es un poema de vida, pero no es tu mejor poema ni está entre los mejores. Tú tienes una amplísima cosecha de poemas con vocación eternal que te sobrevivirán mientras habitemos tu nombre los que somos más jóvenes y con el porvenir más largo. Y te pensamos. Este tiene la hermosa levedad del instante y aunque la vida está llena de instantes sublimes y un instante entre las piernas es lo más parecido a Dios, es un poema que ocurre hoy y al que los horizontes se le desplomarán un día y caerá sobre él el ala dulce de la fugacidad (esa que tampoco te gusta a ti), mientras que el resto de tu obra poética la saborearán mis nietos, que de eso me encargaré yo y el inmenso peso de tu aliento poético.
Ayer se lo decía a una amiga ¿adónde van los poemas que no se cumplen?
Dímelo tú.
Feliz de leerte, porque un poema tuyo siempre se salva del naufragio y nos convoca a eso que llamamos dicha eterna. Haces bien en atemperar nuestras emociones, uno tiene las arterias demasiado encendidas como para gozarte en plenitud a todas horas. Invariablemente goloso, te espero en tu casa.

Un beso.

Carmen dijo...

Qué expresivo, Antonio... jeje...

Un beso grande.

Carmen dijo...

Ciento, te has pasaó... jajaja... No está mal todo ese borbotón de inspiración, a ver si lo materializas en versoooo...

Gracias siempre.

Carmen dijo...

Un dia, Valentín, te contaré una conversación que tuve con mi padre cuando yo tenía 13 o 14 años... El intentado hacerme entender la necesidad de "moderarme", de aprender a dosificar... Pues bien, aún no he aprendido... Dices que no es mi mejor poema, para mí no lo es pero eso va en gustos... Dices que no me gusta la fugacidad y eso no lo tengo tan claro... Fíjate, prefiero una vida llena de precioso instantes fugaces que ese aburrimiento de lo eterno al que con frecuencia nos condenamos... Creo que tu mirada sobre mi poesía es muy especial, pero la mirada es tuya, tuyo el mérito, y nunca sabré como agradecerte eso...Un beso.

estrella dijo...

Hola Carmen!!
No te voy a decir que el poema es muy bueno,porque ya te lo han dicho,no,no te lo voy a decir,jajaja

Pero te digo,que esos momentos son de auténtica felicidad,momentos para recordar,esos son los importantes,mañana..mañana ya vendrán otros..

Un beso guapa!

Carmen dijo...

Estoy de acuerdo con esa filosofía de vida, Estrella... Gracias como siempre por venir.

Un beso

cara dijo...

Soy medio nuevo.

Me gusta la fugacidad intensa de un momento,pero sin ser conformista. Si quiero repetirlo y ya no esta, muero?

Besos

Cara Melo

Carmen dijo...

Je,Caro, a ver cómo te explico yo el poema, cuando se supone que detesto explicar los poemas... Mueres esté o no esté, la muerte no tiene nada que ver con él, nadie va a venir a salvarnos (a salvarme de nada), ese momento supone un parón en esa muerte y como tal se vive, con la lucidez de saber que no me salva pero sí me consuela...No sé si es tan difícil entender eso... Gracias por volver.

estrella dijo...

Hola Carmen,te quería decir que he hecho un blog y querría que te pasaras a comentar mi primera entrada.

Un beso(pincha en mi nombre)

Gavrí Akhenazi dijo...

¿Te ayudamos un poco, Carmencita?

Lástima que no te perdés también por nuestra patria. Solés perderte por tantos lados según tus propias palabras...

Por lo menos nombrar que tenemos una buena provisión de agua dulce. Y que sirve para calmar de vez en vez tu sed.

No será en este poema, quizás sea en el próximo o no sea en ninguno, pero me gustaría ver "mi bandera" entre tantos lugares por los que te perdés. Capricho personal o decir: "sí, tu patria me acogió, perro judío".(Debería ir un emo con sonrisa, pero no tiene emos esta cosa).

Carmen dijo...

Para allá que voy, EStrella.

Un beso.

Carmen dijo...

Tu comentario me ha permitido conocer tu espacio, Gavri, así que encantada... Ya habrás visto que este no es un blog sólo de poesía... De hecho empezó casi como un diario para guardar mis cosas, lo que soy, lo que fui, fotos incluidas, un tremendo popurri de incongruencias... Hay muchos sitios por los que ahora me pierdo y antes no me perdía, la vida... Todos restamos y sumamos cosas, de eso se trata y tu patria hace ya tiempo que me acogió. Sólo falta actualizar o desactualizar...técnica, tiempo..

Muchas gracias por venir. Y, lástima de la sonrisa que este bicho, efectivamente, no permite.

Juan Fionello dijo...

Hola Carmen: No sé si es tu mejor poema. Sinceramente, estas comparaciones son retóricamente lógicas, pero creo que una poeta como tú hay que leerla en el conjunto de "su obra". A mí me parece un poema espléndido, duro pero romántico, triste pero vitalista. Un poema lleno de matices, de contrarios y de emociones. No sé si es tu mejor poema, pero estoy seguro de que es de los buenos.

Un abrazo.

Carmen dijo...

Mejor, peor... no lo sé, qué importa... Me alegra mucho cada vez que apareces por aquí, Juan (Ramón). Gracias por acordarte.

Un beso.