sábado, 18 de diciembre de 2010

Nombres

El nombre que te di no era tu nombre,
era acaso un deseo,
algo que me inventé las tardes de más frío;
una sospecha, otro error,
una imagen sin luz en la memoria.

Nada que ver con la verdad,
con ese inútil trato que hicimos a destiempo,
como si aún pudiéramos bailar esas canciones
o quedara un lugar para la música.

Como si no estuviéramos ya sordos
en medio de la vida,
ocupados en cosas importantes,

lejos de lo imposible,
tan extraños al nombre que nos dimos.

10 comentarios:

Desconcierto dijo...

nombres y errores...a veces van de la mano.

Inquietante poema.

Buen sábado Carmen.

beso

Juan Pablo dijo...

te pueden los recuerdos, regular

Carmen dijo...

Bueno, el poema ya estaba escrito de hace tiempo, Antonio, asi que ahí se queda, aunque a día de hoy no lo escribiría... Creo que hay cierta "fase" de poemas de los últimos tiempos que acaban en éste.

Gracias por "tragártelo todo".
Y no me olvido de ti... Soy lenta pero segura...

Beso grande,

Carmen dijo...

Me puden sólo a veces... Ya no.

Gracias por leer, Juan Pablo.

Ciento15 dijo...

Mi muy estimada Carmen

¿A caso no somos invenciones de otros, a caso no inventamos a los demás todo el tiempo? Un nombre es un signo, aunque no una evidencia. El cuerpo del delito solo se haya en la profunidad del alma, desnudos y a lo oscuro. Creo que sí tiene que ver mucho con la verdad juntar las piezas hasta que encajen.

Con mi admiración de siempre.

Carmen dijo...

Sí, eso solemos hacer, inventar a los demás... Obviamente el nombre es de las pocas cosas que no se alteran... pura metáfora.

Gracias por venir, Alvaro.

Enfero Carulo dijo...

Ya sé que te debo los bufos o sonetos satíricos y llegarán en cuanto me calme, pero llego y alucino porque... ¿has visto mi blog? No es lo mismo pero...

Besitos festivaleros

Manuel dijo...

Parece un guión poetizado con mano excelente para una segunda parte de "Encuentros en la tercera fase". Al menos el deseo tiene nombre en algún lugar vacante dónde aún cabe la música que voló desde el cielo el extratiempo...

Y aprovecho estas fechas cuyo nombre no se altera, para desearte que seas feliz todos los días, y también en Navidad, claro!

Un abrazo
Manuel

Carmen dijo...

Me gustó mucho tu "mi nombre", Alicia, y es cierto, no es lo mismo pero las dos hemos utilizado "el nombre" para en realidad hablar de identidad, de la propia y, en mi caso, tambien de-la-de-los-otros...
A ver esos bufos, jejeje

Besote

Carmen dijo...

Jeje, Manuel, tú sí que me has hecho reir, qué bueno lo del guión para la segunda parte de "Encuentros en la Tercera Fase", no vas tan desencaminado, jaja...

Un abrazo y Feliz Vida para ti.