sábado, 26 de mayo de 2007

El amor es un monstruo

Recita ruidos detrás de las puertas
para asustar a las niñas desnudas.
Pero su nombre sólo invita al miedo.
No os asustéis de su boca de lobo feroz
porque nada significa su sonido mudo.
Se limita a copiar en su libreta
mi propio rayo de luz.
Asustan sus dientes imperfectos
o sus cambios de camisa.
Pero es sólo un hombre que pasea
sin importancia.
Un monstruo con tres ojos,
una sílaba empantanada de realidad.
El amor es un monstruo sin huellas dactilares,
por eso no está invitado a mis fiestas.
Es un intruso que nunca bebe en compañía.
Se queda sólo a las tres,
clandestino,
tan desnudo de historia,
que, cuando suena la música,
baila solo en los sótanos de mi memoria.

2 comentarios:

paula varela dijo...

uf! Carmen... me quedaba sólo este por leer de la lista de poemas de este blog...
siempre pienso en lo difícil que es hablar del amor.
Me encantó eso de "un hombre que pasea sin importancia"
un gusto sin fin es leerte!

un beso
Paula

carmen iglesia dijo...

Lo es, Paula, un monstruo raro que, a veces, nos hace felices... Un beso y mil gracias.