viernes, 18 de mayo de 2007

Siempre fui yo

Me quedé quieta sobre la penumbra
pero, aún detenida, en las paradas de taxis
seguía siendo yo.
En los soportales que renuncian a la lluvia,
en las farolas,
en los tejados con gatos y lunas.
Incluso en los desiertos que añoran el mar,
siempre fui yo.
Tú y yo, juntos, éramos huérfanos.
Un párpado acallando la verdad.
Juntos no éramos
y, sin embargo, yo siempre fui yo.

2 comentarios:

VIKTOR GOMEZ dijo...

ánimo con el blog. es una labor de nómada, de soledad y silencio. Es lo más modernoy clásico, porque el escritor siempre fue un correo del zar por las estepas, un solitario jinete, un inquieto amanuense en las profundidades de su retiro.

Tuyo,

Viktor Gómez

carmen iglesia dijo...

Gracias con retraso,Viktor, como bien dijiste es una labor de nómada, de soledad y silencio... por eso a veces no es posible... Un bran beso,

Carmen