miércoles, 3 de junio de 2009

Personajes

Es obvio que leo demasiadas novelas y que las novelas no se parecen casi nunca a la vida real. También empieza a resultarme obvio que, en el fondo, siempre he esperado que mi propia vida se convierta en una novela. Y de tanto desearlo casi, casi lo he conseguido. Una de esas novelas con finales abiertos, una novela épica integrada por cientos de personajes de los cuales sólo unos pocos, esos que se repiten página tras página, son importantes. Otros, la mayoría, protagonizando tan sólo un capítulo, más largo o más breve, eso da casi igual, pero un único capítulo.
Tal vez debería bastarme con los que ya están y siempre van a estar, con esos pocos de los que no puedo prescindir. Pero qué sería de esta novela si me conformo con repetir día tras día el mismo monólogo, la misma plácida historia... Me ahogaría, no podría subsistir. Y todo lo que hasta ahora he aprendido se volvería blanco.
Como dice Charles Baxter, las historias felices no interesan, ni siquiera son historias.

6 comentarios:

Joan Tristany dijo...

Hola Carmen. He descubierto tu blog a través del foro de la revista alaire y me ha encantado, ha sido una grata sorpresa descubir algo más de una de las que considero mejores poetas.
La disertación que haces de las novelas me ha parecido muy interesante. Yo siempre digo que la vida es quëstión de unos guionistas o esritores y que a veces dan más o menos protagonismo a unos u otros personajes, a veces se olvidan de ti y a veces te hacen hacer horas extras de tanto que hay para rodar o vivir.
Muchas veces hay que improvisar o claro, desnudarse porque lo exige el guión...

Con las películas que dices que no hay que perderse has tocado mis puntos débiles, especialemnte con "Un tranvia llamado deseo" y "VIRIDIANA".

Un abrazo.

Joan
(Siempre he confiado en la bondad de los desconocidos)

Ana Clavero dijo...

¡No nos jode mayo! Y a los que tenemos una vida rutinaria que nos vayan dando, no? jajajajaja.

Los capítulos de algunas novelas no se olvidan nunca, que conste.

Un besazo enorme de buenas noches.

Carmen dijo...

Joan, no hablaba de novelas ni siquiera... hablaba de mi, para variar... Eres muy generoso, siempre, y eso me hace apreciarte. Me encanta que llegaras hasta aquí.

Besos,

Carmen

Carmen dijo...

A tí te quiero mucho, Ana, ya me encargo yo de no alimentar, egoístamente, tu rutina...

Gracias por venir,

Carmen

pacokafka dijo...

También hay personajes que aparecen sólo un capítulo, medio, pero marcan más que los permanentes...¿?

Interesante blog.

Carmen dijo...

Bueno... yo llamo permanentes a los que, además de estar, marcan. El resto son prescindibles. Pero estoy de acuerdo de que hay personas que tienen la capacidad de poner patas arriba tu vida en medio capítulo...

Gracias por tu visita,

Carmen