jueves, 28 de enero de 2010

El otro espejo

Todos tenemos nuestra bestia

María Rosal



Ignoro la estatura de los peces
o de quién es la voz que me despierta.

Nada sé de los perros
ni de los amos de la lumbre.

Lo mío es aprender cuchillos y relojes,
la triste escena del relámpago.
Lo mío es un dolor que no se arropa,

que se propaga a golpes como un grito,

Es la canción del hambre,
la luz que se protege del infierno,

la arruga que gotea en la ventana.

8 comentarios:

Desconcierto dijo...

ya te salió de dentro un poema...¿ves? por cierto, bellísimo, como siempre...

todos tenemos nuestra bestia, si, pero creo -creo- que la podemos llegar a endender...y hacee que sea menos bestia

un fuerte abrazo, Carmen

Carmen dijo...

Que no, jajaja.. que este era de antes... pero bueno, estos días escribí uno (algo es algo). Y sí, todos tenemos dos caras, o tres o más... Muchas gracias por seguir leyéndome.

Un abrazo.

Desconcierto dijo...

...estoy esperándolo ya mismo....

y....
me lo has puesto a huevo, jajaja:

"Dos caras distintas" - Los Secretos

Tiene dos caras distintas,
no sé cuál debo mirar
Tiene dos vidas distintas,
no sabe cuál emplear
y cuál quiere ocultar.

Tiene un problema de prisa,
lo que quiere lo quiere ya.

Tiene un problema de vista,
no ve dónde está el principio
y el final.

Sin pasar del lado oscuro del mal
al lado de, al lado de la soledad.

Tiene palabras que hielan,
que ella sabe emplear.
Tiene palabras que llegan al fondo de mi extraña soledad.

Sin mirar la luz se suele apagar
al lado de, al lado de la oscuridad.

Y en cada sonrisa tiene su rencor por alguna razón,
y siempre olvida todo lo que soy, y cada minuto que le doy.

Tiene dos caras distintas,
no sé cuál debo mirar
Tiene dos vidas distintas,
no sabe cuál emplear y cuál quiere ocultar.

Dos caras distintas,
dos caras distintas.

Dos caras distintas,
dos caras distintas.

Ronald Harris dijo...

Precioso Carmen, me encantó.

Besos.

Ron

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Impresionante, como siempre CArmen, puede que últimamente te quejes de falta de inspiración, pero yo sólo constato esa maestría que te nombra.

Un abrazo
Marian

Carmen dijo...

Te lo puse a huevo, sí, y leyéndola me entraron ganas de cantarla... tú y tus secretos...

Más abrazos.

Carmen dijo...

Gracias, Ron, me alegra mucho encontrarte por aquí.

Besos para ti.

Carmen dijo...

Pues ando flojilla, Marián, no te creas que es una queja para llamar la atención, tengo la cabeza llena de problemas que me distraen demasiado. Muchas gracias, sabes que me alegra verte por aquí.

Un beso.