domingo, 11 de marzo de 2012

Intentos

Castigada de espaldas a la noche
finjo que no me importa
si nadie vuelve a andar por mi cintura
o a curarme el otoño mientras duermo.

Si ni siquiera yo me toco,
si no busco los trozos que me faltan,
si mutilo la herida,
cómo esperar que nadie me limpie con su lengua.

He dejado de ser una mujer desnuda,
un desgarro de luz.

Ahora que no muestro un pecho cálido
sino esta cicatriz que desfigura al mundo
y me arropa la piel con su crueldad,

ahora, sólo sirvo de pasado,
de vientre roto,
de sed en la estadística del miedo.

36 comentarios:

estrella dijo...

Hola Carmen!!
Me alegro de leerte,me alegro de verte,de escucharte,de sentir como tus palabras asoman desde tu corazón,desde tus heridas,me alegro de saber que fuiste al cine,me alegro que comieras shushi,(a mi no me gusta,jaja),me alegro por tí,pues aquí estás,siendo tú,poco a poco cariño,siendo tú,completamente,tú,me entiendes??

Así que sigue saliendo,disfrutando,riendo,leyendo y escribiendo y deja a un lado lo negativo,eh cariño!!

Un fuerte abrazo y sigue bailando,que el ritmo lo marcas tú!!!

VICTOR GATO dijo...

¡¡¡ Maravilloso !!!, Carmen, un poema maravilloso, que pone voz generosamente a tantas mujeres, que quedan con su garganta silenciada por no tener el don que tu tienes para elegir y acariciar las palabras.

No sabes cuánto me alegro de que escribas de nuevo. Y ahora con mucho más sedimento que antes, si cabe.

Me alegro de sentir tus latidos, me gusta sentir tus latidos a través de las palabras.

Un beso.

Desconcierto dijo...

Te estaba esperando...

gracias por dejar que te leamos de nuevo...

Luis Oroz dijo...

Cuando las palabras laten la poesía cobra vida. No es dolor lo que bebemos en este Poema, es el jugo de los días exprimidos.

Creo que todo lo "poétizado", de algún modo, se convierte en ficción o en realidad doblada por el tiempo.

Así, escribir es ir arrancándose la vida, Carmen, para quedarnos sólo con la cáscara otra vez.
Me alegra muchísimo leerte.
Un besazo.

Ramón Carballal dijo...

El poema es estremecedor, Carmen. No sabes cuanto me alegra que hayas vuelto a escribir, ya necesitaba un "chute" de tu poesía. Creo, además, que esta vuelta tuya significa que estas mejor y que la ilusión y la esperanza han regresado, también, a tu vida. Y eso es lo verdaderamente importante. Un beso.

Faro dijo...

Tu poema te deja en evidencia: ya sabemos que estamos ante una Carmen limpia de tacañería sentimental, con un corazón resistente incluso ante los envites de sí misma, y en absoluto deshabitado. Esto no es una derrota, ni una copia de ti misma, eres tú en un hermosísimo trazo naturalista, la tormenta perfecta, y así te amamos.
En estos versos estalla todo el dolorido tiempo acumulado en los últimos meses, bienvenidos si sirven, además de para que pillemos una melopea de buena poesía, para que nos sientas, sientas los dedos de nuestra compañía rozándote la piel madrileña que te habita, y nuestra voz que te llama corazón de nuevo.
Ya está muerta la nostalgia de ti, ya estás aquí de nuevo estallando sin claudicaciones, extendiendo tu dignidad, pasen y vean, ya no hace falta evocarte con hambre, bendita seas.
¿Te das cuenta de que apenas va quedando rastro del invierno?

Un beso.

Ana Clavero dijo...

Tu poesía no ha perdido ni un ápice de fuerza. Jamás hubiera querido identificarme contigo en el contenido de un poema como éste, pero la vida es así de dura. Sigue escribiendo, por favor.
Un beso enorme.

paula varela dijo...

Estremecedor! Me alegra mucho volver a leerte.
Un abrazo fuerte

Miguel Iñiguez dijo...

Carmen me alegra que la escritura vuelva a estar contigo y, como dice Ramón, para ese buen “chute” que esperábamos, que necesitábamos de ti. Sea como sea que reducimos nuestra vida a un comentario, pero al menos para saber que estamos ahí, como es mi caso ahora. Que me gustaría de otra estética para pode escribir mejor de mi y no la tengo. Y digo: “ya he dicho, ya he sido todo lo sincero que podía con esto decir…” , tal vez para no volver.
Y pues eso, que me alegra que estés ahí para decir que las cosas no son así.

Un besote grande

Carmen dijo...

Has probado bien el sushi? jeje... yo soy adicta y, además, casi no engorda... tiene miles de ventajas y es super sano... pero, bueno, no te obligaré a comerlo.
Poco a poco intento hacerme con las riendas de mi vida, unos días se me da mejor y otros peor pero lo intento....
Muchas gracias por seguir por aquí, Estrella y de no olvidarte de mí a pesar de mis últimas y largas ausencias.

Besazo.

Carmen dijo...

Quizás este ha sido uno de los poemás más difíciles de escribir para mí, Víctor, lo tenía ahí atragantado y hasta que no saliera fuera sabía que no podría hablar de otras cosas... La vida sigue y no la puedo centrar en eso pero en el momento en que lo escribí toda la vida estaba escondida detrás de esos versos.

Cuánto me alegra que sigas por aquí.

Un beso.

Carmen dijo...

Creo, Antonio, que tú sabes que nunca me iré de aquí aunque a veces lo parezca... Tu espera me pone contenta.

Un besazo.

Carmen dijo...

Fíjate, que yo suelo decir lo contrario que tú, que lo que no se escribe no existe, lo que sí es cierto es que lo escrito magnifica sentimientos, hechos, lo que sea... La vida sin escritura no tiene sentido para unos pocos entre los que tú estás y yo creo que estoy también... Y en la escritura lo que aparece, precisamente, es eso: vida, a veces alegre, a veces triste, a veces aburrida... vida.

Un besazo, Luis. A mí en encantó encontrarte.

Carmen dijo...

El poema es un poco o un mucho duro, Ramón, como lo han sido lo últimos meses de mi vida. No me he curado y sigo metida en la rutina de médicos y pruebas pero sí es cierto que si me comparo con un año atrás, he ganado calidad de vida, así que no puedo quejarme... También, auque me cueste, intento creer en la esperanza... qué palabra....

Sabes que me hace feliz que sigas cerca, con todas las cosas y el tiempo que han pasado desde que empezamos a leernos.

Gracias, Ramón. Y un beso grande.

Carmen dijo...

Creo, Faro, que pasar por lo que yo he pasado y no escribir ni una letra sobre ello sería anti-natural. Los que sólo sabemos escribir de nosotros y hacer, en definitiva, un ejercicio de egoísmo de la escritura, no tenemos más remedio que contar también lo malo, eso o quedarnos en silencio.
Yo estoy contenta de este poema porque estoy segura de que ha sido el que me va a servir para romper el fuego y atreverme con la verdad.

Gracias por estar.

Un beso.

Carmen dijo...

Me hacía falta escribir un poema tan duro como este para luego poder escribir, tal vez, otros más amables, más esperanzadores... Y tu y yo teníamos muchas cosas en común ya antes de ahora, quién nos lo iba a decir cuando nos conocimos? Ya ves... Conociste a la Carmen medio loquita, ahora -así es la vida- toca ésta. Ya no te divierto con mis disparates... y me da nostalgia, la verdad...

Un beso gigante.

Carmen dijo...

A mí me alegra que tú también estés, Paula...

Un gran beso.

Rafel Calle dijo...

Me alegro mucho de que vuelvas a escribir. Tus poemas son bellísimos.
He intentado colgar aquí un poema que te dedico, pero no me ha sido posible, es demasiado largo.
El día 13 de abril estaré en Madrid, me encantaría tomar un café contigo.
Un fuerte abrazo.

Carmen dijo...

La escritura magnifica, ya lo dije y ya lo sabes... y a veces da reparo escribir algo como ésto y compartirlo porque no es fácil ni amable y es, tal vez, como fastidiarle a otros un rato de su vida pero los que escribimos somos un pelín egoístas y tendemo a arrojar hacia afuera todo lo que nos pasa, incluso aquello que no diríamos jamás en nuestra otra vida, la que no escribimos.

Me alegran muchísimo estas apariciones tuyas, Miguel. Espero que estés muy bien.

Besote.

Ana Clavero dijo...

Volveremos a divertirnos con los disparates, los tuyos y los mios. Lo que pasa es que ahora no nos están soplando buenos vientos...qué se le va a hacer.

Te quiero mucho.

Araceli dijo...

Qué poema más bueno y más triste,Carmen. Duro como tus circunstancias. Desde luego a mí me has transmitido ese miedo a no volver a ser amada, aunque no comparto contigo ese reducir el amor sólo al aspecto físico, porque entonces amar sería privilegio de unos cuantos jóvenes bien formados (físicamente) y, por fortuna,no es así.
Debemos aceptarnos tal y como somos. Si te cuesta, pide ayuda, hay unos psikis estupendos.Y disfruta del presente, de tu presente.
En fin, que me ha encantado tu poema, duro y bello, como la vida misma
Un abrazo, guapa

Pilar Morte dijo...

Es una alegría inmensa y un placer poder seguir leyendo tus poemas, éste es bellísimo, como siempre, de esos que te llevan a una serie de lecturas, a pesar de la tristeza que emana de sus versos.
Veo que todo sigue mejor y que tus ánimos no desfallecen ante las adversidades, Es lo mejor que puedo leer.
Un abrazo grande
Pilar

Carmen dijo...

Hola Rafael,
cuánto tiempo... lástima que el poema no quepa, nunca he intentado colgar nada demasiado largo por aquí, prueba por mail.
Sabes? No hago planes más allá de dos días. El 26 de marzo tengo revisión como sé lo que me van a decir, no pienso en abril,ni en mayo, no sé qué tipo de tratamiento tendré ni qué me tocará hacer ese día así que habrá que esperar a que se acerque mucho más la fecha... lo siento.
Me alegra que el poema te guste, rápidamente he de ir a por otro porque no quiero conformarme con escribir un poema al mes, nunca ha sido ese mi ritmo.

Un abrazo y gracias.

Carmen dijo...

No sé, Ana, a veces no lo tengo tan claro... pero lo deseo de corazón.

Otro beso enorme.

Carmen dijo...

Ese miedo existe, Araceli, para qué mentir? pero no me paraliza.. A partir de ahora todo será más complicado, sólo eso... Y, efectivamente, el amor no puede reducirse sólo a lo físico, de hecho lo que nos hace enormes es lograr que lo de adentro se haga tan importante que sea lo que de verdad importe y el físico pase a ser una mera anécdota... Yo me acostumbraré, pero han sido muchos palos muy recientes... necesito mi luto y mi tiempo.

Gracias, ya sabes que eres de la gente que me encanta encontrar.

Un beso.

Carmen dijo...

Gracias, Pilar, hago lo que puedo, ójala escribiera más y ójala siempre estuviera animosa y alegre pero para todo lo que me ha pasado no me quejo demasiado de mi comportamiento... No sabes cómo vas a reaccionar hasta que no te ocurren las cosas y yo era una enferma nefasta, ahora puedo pasar por casi todo (creo) sin el menor miedo.... el miedo se movió a otra parte.

Me alegra encontrarte por aquí. Te dejo un beso.

Just dijo...

Hay en el poema, lo que para mi, es la razón fundamental de la misma poesía Carmen: BELLEZA, la verdadera búsqueda de la BELLEZA.
No por lo que nos fue quitado Carmen, sino por lo que vino después, a ocupar eselugar de nuestro propio vacío.
He visto a las cosas más hermosas nacer, de la más oscura cicatriz.
Mi abrazo hoy, desde estas orillas, mi querida Mujer.

Carmen dijo...

Qué alegría reencontrarte, Just, diciendo esas cosas que, además de ser hermosas, en cierto modo consuelan....

Gracias, no te pierdas.

Enfero Carulo dijo...

Carmen, me impresionas. Como siempre. Y me impresionas tu y consiguientemente lo que escribes, pero sobre todo tu energía, tu fuerza, el disparata de desproveerte de la Carmen del presente para retomarte como la Carmen poeta y jugar y sacar de ti lo improbable, lo necesario. Mi admiración es ilimitada. Tu poema es más que arte, me gusta saberte...

Desconcierto dijo...

(silbando mirando al cielo, mientras camino por Madrid = ¿escribes?)

beso

Carmen dijo...

Lo único que hago es contar lo que soy y lo que vivo, también lo que me toca vivir aunque no me guste... Yo no sé hacer poesía ficción, Alicia, aunque a veces, como en esta ocasión, no resulte muy agradable... Encontrarte por aquí sí que es un gustazo... Por cierto, supe de las jornadas del día 19... si lo piensas bien... hermoso, juntar medicina y poesía... Ya hablé con ellos.

Beso enorme.

Carmen dijo...

Hola Antonio,

Aunque no cuelgue muchas cosas o casi ninguna (últimamente llevo una vida un tanto desorganizada, por ejemplo, acabo de volver de viaje otra vez...)he vuelto a escribir... Eso significa que la poesía ha vuelto a meterse dentro de mí mientras camino, como, etc... Pronto colgaré aún poema... Qué tal estás tú?
Un beso.

Lobo dijo...

Que tu mano no se detenga por nada. Que te des cuenta de esa valentía de 12 años que yo ví.

Un beso, tal vez.

Carmen dijo...

A veces no queda más remedio que ser valiente...

Un beso, sin tal vez...

Bletisa dijo...

Me alegra leer de nuevo tu poesía quizá más intensa que nunca.
Salud y un beso.

Carmen dijo...

He de decir, Amparo, que te estaba echando de menos... Espero que estés muy bien, me alegró encontrarte por aquí.

Un beso.