miércoles, 29 de octubre de 2008

Mi crisis particular

No hay manera de ahorrar. Llevo todo el mes yendo a trabajar en autobús, sin casi salir, sin mirar ropa, he prescindido hasta de la peluquería, y va y se rompe la caldera justo el día que bajan las temperaturas en Madrid a siete grados. Me río de todo porque no queda otra. Me había propuesto ir al fisio una vez cada quince días para no dejar que mi espalda me siga provocando insomnio pero me temo que tendré que resignarme a las contracturas de por vida... Intento llevar con buen ánimo el panorama que se me presenta pero tal vez no sea tan gracioso. Mi empresa va a despedir a la mitad de la plantilla a finales de año y dada la relación nefasta que tengo con mi jefe lo más probable es que me encuentre en esa lista. Nunca he estado en el paro. Será una experiencia nueva. Curioso: estoy cero asustada. Incluso a ratos me atrae la idea...
 

2 comentarios:

víctor luis vergara dijo...

Hola, amiga.
Encontré tu blog casualmente hace unos días al entrar en el de Luís Oroz. Que por cierto sólo había entrado un par de veces y hace cerca de un año.

Y recorriendo un poco su lista de enlaces de preferencia, entré en el tuyo sin saber que te pertenecía, jajaja
Me llevé una sorpresa y una alegría. Ya me extrañaba que no tuvieras uno. Lo raro es que nunca lo hubieras publicitado, tú que te dedicas a ello :))

Cada vez que veo la série ésta de "LA LOLA y EL LALO", me acuerdo de tí, imaginándote trasteando en la agencia donde trabajas. Si te lo pasas la mitad de bien que ellos, te envidio.

Te voy a enlazar a mi lista, para tenerte un poco más cerca. Me gusta mucho esta especie de diario que estás haciendo. Y si no te importa te voy a seguir por aquí. Esto es impagable en este momento. Por el mismo precio me puedo llevar dos cosas en vez de una: conocerte un poco mejor y disfrutar de tu poesía :)) ¿Hay alguien que dé más?

Bueno, Carmen, ya te comento algo sobre lo último que has escrito.
Vuelvo después ¿vale?

Un abrazobeso.
Hasta lueguitoooooo

carmen iglesia dijo...

Hola Víctor,

Por supuesto es un placer encontrate por aquí y no tenía ni idea de que Luis Oroz me tuviera en sus enlaces... cosa que me encanta oír porque le admiro mucho como poeta.
Puedes venir cuando quieras y ójala vengas mucho. La verdad es que no atravieso buen momento laboral y yo, que no sé prescindir nunca de lo que soy ni de lo que me rodea, pues ahondo en ello porque ya sabes eso de que escribir (incluso cuando no es poesía, cura).
Siempre serás bienvenido. Me encanta que andes por aquí cerquita.

Un beso muy grande.