domingo, 11 de enero de 2009

Domingo de enero

Últimamente casi no cuelgo poemas por aquí. No es que la poesía haya dejado de interesarme. Nunca sucederá eso, es mi pasión. Es que la poesía ya la comparto en los foros y, afortunadamente, soy mucho más que poesía.
Este es mi sitio y en mi sitio tiene que estar todas mis cosas, todo lo que soy, además de la palabra. Mi indignación por lo que sucede en Gaza, mis problemas con el ERE de mi empresa (por cierto, mañana empiezan las negociaciones con la dirección y tendré que estar porque fui elegida representante de los trabajadores junto con otros cuatro compañeros).
Supongo que tendré un día duro porque, desafortunadamente, todo lo que sucede en mi entorno acaba afectándome muchísimo.
El otro día mis compañeros (los otros cuatro representantes) se quedaron alucinados cuando confesé, ante la abogada, mi intención de acogerme voluntaria a ese ERE que tanto me indigna.
Cómo explicarles que quiero renunciar a un magnífico sueldo y a una serie de privilegios que, a día de hoy tengo, sólo porque no me gusta el rumbo que ha tomado la empresa. Porque tengo muy poco tiempo y no quiero malgastarlo en algo en lo que he dejado de creer.
Me decía, hace a penas dos días, el presidente de dónde trabajo que, en un principio, mi empresa fue una utopía. Un lugar en el que se pretendía que trabajar no estuviera reñido con la libertad, en fin, cosas que viví y compartí, sin importarme horarios porque lo hacía con gusto.
Pero al final triunfó lo que siempre triunfa: el dinero, los números, la política de vigilancia y control... Es lógico, tal vez, ese es el verdadero fin de una empresa pero yo me retiro. Ya veré cómo pago la hipoteca.
Soy todo eso y que el viernes nevó y estuve tirando bolas de nieve y haciendo mini muñecos que congelé en la nevera para que siguieran vivos... Así me va, jajaja... Nunca jamás voy a tener un despacho.

6 comentarios:

Ana Clavero dijo...

Fue tu inmensidad, aunque no seas grande de estatura, lo que me hizo acercarme a ti.

Suerte para mañana y para todas las mañanas de tu vida (puede que suene cursi, pero lo digo desde el corazón)

Lo de Gaza, sin nombre. Rabia y más rabia que una no sabe como canalizar.

Gracias por ser.

víctor vergara dijo...

Viví algo muy semejante, Carmen.
Y también me dije esta misma frase:
.......................................
Porque tengo muy poco tiempo y no quiero malgastarlo en algo en lo que he dejado de creer.
.......................................


La libertad tiene un precio y hay que estar dispuesto a pagarlo.

Creo que lo más imporante es que el día de mañana no podamos decir: -me cachis, cuánto me gustaría haber hecho esto y aquello (que era lo que verdaderamente me gustaba), pero ya es demasiado tarde-

La vida sólo se vie una vez.

Un besote.

miss lisbon dijo...

Carmela, de verdad metiste los muñecos en la nevera???..Me parece tan tierno...
Sobre el ERE, bueno, ya sabes que te apoyo 100% y que tu gesto me parece que dice mucho de ti y de tu estado actual, me parece fantástico!!! Te veo muy bien.

Sobre lo de Gaza... una vergüenza.

Carmen dijo...

Hola Ana... hoy es otro domingo diferente después de un fin de semana, que, afortunadamente, me ha hecho olvidar gran parte de todos esos problemas...

EStoy contenta de que andes por aquí y por todos los lados, ya lo sabes...

Besotes

Carmen dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, Víctor... Es más, es un tema que ya tengo asumido. Ahora sólo me queda luchar un tiempecito por lo que considero mío y de mis compañeros y luego, a otra cosa mariposa...

Por cierto, no quiero que desaparezcas de mi vida. Espero que sigas cerca de cualquiera de las formas que tú elijas.

Un beso muy grande.

Carmen dijo...

Jajaja... sí que los metí... pobrecitos... exactamente fueron dos mini muñecos de nieve... Ya me conoces, en el fondo soy así de tierna...
Y sé que cuento con tu total apoyo. En realidad casi todo el mundo que me quiere apoya mi decisión... Estoy contentísima por ese lado..

Lo de Gaza sin nombre. Los Israelitas un poco hijos de puta, con todas las letras.

Por cierto, te acabo de recomendar una peli vía sms... créeme, disfruté como una enana viéndola y me acordé mucho de ti mientras la veía y después. REpito: no te la pierdas. A mi me reconcilió con el mundo... JeJeJe.

Un beso o más