martes, 19 de mayo de 2009

Desencuentros

El cielo me reclama mientras plantas árboles.

Porque eres de metal y de cemento,
de una materia que no vence.

Mientras estudias la razón del mar,
a mí me crecen en las manos barcos,
naufragios de papel,

espumas de color azul entre las piernas.

A ti te sobran dientes para morder los besos
a mí me caben mapas en la boca,

por eso estamos solos cuando amamos.

No sentimos la misma oscuridad,
ni en nuestros rostros brilla el mismo azufre.

5 comentarios:

Marian Raméntol Serratosa dijo...

No sé muy bien qué decirte, exceptuando como siempre que es una maravilla.

Un beso, Carmen.

Marian

tino dijo...

Qué delicadeza, qué hermosura de versos...emocionan. Un abrazote. Tino

Carmen dijo...

Gracias, Marian. Siempre me alegra saberte cerquita.

Un gran beso,

Carmen

tino dijo...

Ya lo leí en el foro y me encantó. Prefiero contestarte aquí. Como siempre consigues emocionarme. leerte es un lujo. No sé como hacerme de un poemario tuyo. Sabes mi e-mail? Bueno amiga un abrazote. Tino

Carmen dijo...

Hola Tino,

Gracias dos veces. No tengo tu mail. Déjamelo y te mando lo que tengo encantada.

Un beso,

Carmen