viernes, 28 de noviembre de 2008

Hay semanas horribles

Me están pintando la casa.
Teniendo en cuenta que salgo a las 8 y vuelvo, con suerte, a las 8, colocar el colchón para poder dormir o saltar por encima de las cajas llenas de trastos no es, desde luego, lo más relajante del mundo.
Para colmo la situación en el trabajo sigue igual... ahí todos sentaditos esperando a ver qué día nos echan a la calle. Se trabaja con una ilusión bárbara.
Para rematarlo, ayer tuve un broncazo de muerte con mi hermano. Consiguió sacarme de mis casillas y ponerme tan nerviosa que luego no me podía dormir.
Y lo peor de todo, he estado tan preocupada con el trabajo, mis idas y venidas de fines de semana, mis poemitas, la pintura de la casa (que llevo un mes marujeando con los colores y ridículamente preocupada decidiendo dónde voy a colgar los cuadros)que a Tina no le he hecho el menor caso.
Llevaba unos días manchando el cojín donde suele ponerse pero creí que andaba vomitando porque hay temporadas que le da por ahí y luego se le pasa sin más hasta que, de pura coña, anoche le ví un cosa roja y extrañísima en un lado del cuerpo.
La he llevado al veterinario esta tarde y con solo un vistazo me ha dicho que tiene un pedazo de tumor, además, ulcerado y que no entiende cómo no me he dado cuenta antes.
Me he sentido fatal de la muerte.
La operan el lunes... no sé si servirá de algo, el veterinario tampoco lo sabe... En fin..
Y más cosas...
Menos mal que siempre parece que no me pasa nada y que la gente no se entera ni de la misa la media.

18 comentarios:

Ana Clavero dijo...

Siento no haber estado para intentar hacértelo más llevadero.

Intentaré venir luego, a la hora que la gente "normal" se levanta, para charlar un poquito.

Sabes que no me gustan mucho los gatos, pero dale un achuchón grande de mi parte a Tina y dile que no tenga miedo que eso de los quirófanos es "pan comío".


Un besazo.

víctor vergara dijo...

Vaya, Carmen, lo siento.
Anoche solo leí el trocito del enlace del comienzo de tu nuevo post, donde dices que estas de pintura.
Espero que sea solucionable aún.

A mi hermano pequeño se le antojó una gatita, pero que fuese blanca. Y por culpa de una ONG, recogí una, abandonada al nacer junto con sus hermanitos, a la puerta de un Refugio para animales. Sus hermanitoos murieron todos y ella estaba bastante mal cuando la recogí.

Hoy día, se puede decir que es mía, que no se aparta de mí porque la saqué adelante y además entiendo todos sus miedos.
En general, los animales me dan lástima, porque sé que tienen muchos más miedos que nosotros.
Nosotros sabemos que un ruido fuerte en el techo, es simplemente que se le ha caido algo de las manos al vecino de arriba, pero para el animal, es la amenaza de un sonido desconocido que puede ser el origen de una amenaza para su vida o para su seguridad. Si, igual que un niño, exactamente.

¿En qué parte de su cuerpo está exactamente? Estaré pendiente de los resultados de su operación.

Dale un beso de mi parte.
Y otro para tí.

¡Ahhhh!, ¿tu hermano se encuentra por allá contigo, o fué un broncazo telefónico? jajaja

Luis Oroz dijo...

Sin duda, hay semanas horribles, incluso meses horribles. También tienes razón en que, normalmente, casi puede llegar a percibir el grado de derrumbe mental al que somos sometidos.

Estoy convencido de el ambiente predispone al ambiente, de que el círculo se ensancha o se achica dependiendo de la vuelta precedente.
Vamos, que ese aparente optimismo tuyo, es vital.

Mirar el lado positivo de las cosas, es facil, sobre todo para el que no las padece.

Tu fuerza radica en esa serenidad que desprende todo lo que tocas.

Todo puede conducir, por el sistema de casualidades, al vértice de la felicidad...nunca se sabe.

Un besazo, Carmen, arriba.


Luis Oroz.

Carmen dijo...

Ana, la hora de la gente normal no existe para mí... jajaja... No te preocupes. La pobre Tina no tiene ni idea de lo que le espera... y, la verdad, yo estoy deseando que se lo hagan porque después de saber lo que tiene cuanto antes mejor... Así que a ver si llega el lunes.

Un besote, guapa.

Bletisa dijo...

Tengo muchos gatos, han ído llegando desde la calle y ahora viven todos por aquí. Menos mal que vivo en el campo y hay sitio para todos.
Espero que lo de Tina tenga remedio y se cure.Sé muy bien lo mal que se pasa cuando les ocurre algo.
Un beso Carmen.

Iker dijo...

Hola Carmen, entraba hoy en tu blog (que ya he guardado en favoritos) para embeberme de tu vitalidad y me he topado con una crónica negra.

Mujer, tan malo no va a ser. Seguro que lo de tu gatita tiene remedio, lo de la pintura si no lo has acabado estará a punto, y lo que comentas del trabajo estoy convencido que es una exageración, eso que los escritores llamáis hipérbole (disculpa mi ignorancia literaria si no es así).

Ya se que no funciona eso de "mal de muchos consuelo de tontos", pero yo perdí atropellado a mi perro hace un año y medio (y no he sido capaz todavía de tener otro)y en el trabajo es probable también que me quede poco. Bueno por lo menos no estoy pintando la casa.

Ánimo.

Carmen dijo...

Hola Víctor,

Rara vez me permito las sensiblerías porque la vida tiene cosas buenas y malas y he tenido demasiadas oportunidades ya de aprenderlo.
Siento este post que es una queja tan pesada como inútil... Prometo no reincidir en la autocompasión..

Besos-besos. Muchos,

Carmen dijo...

Ey... Luis, qué alegría... Soy optimista sí, precisamente porque me ha tocado pasar por cosas duras (como a todos, que no soy la excepción ni quiero serlo) y creo que la final a la vida se la quiere con sus cosas buenas y malas... a ver quién es el que se libra de pasarlo mal... Estoy bien, incluso si tengo que tomar decisiones dolorosas respecto a Tina, sé que no es ningún drama... Ni siquiera lo son otras cosas mucho más fuertes...

Gracias. Por venir. Ya estoy bien. No me permito no estarlo durante un tiempo prolongado.

Besotes

Carmen dijo...

Amparo (lo siento, para mí eres Amparo), Tina es viejita y probablemente no se cure... Lo pasaré mal pero he sobredimensionado la historia...

Besos muchos, me encanta encontrarte.

Carmen dijo...

IKer, siento que te hayas encontrado con ésto.. Nunca pasa nada aunque pase... y, uyy... odio las crónicas negras... Yo ya tengo planes estupendos por si me quedo en paro, por ejemplo... Me tendrán que dar pasta para vivir al menos un año... Un añito sabático... A lo mejor es hasta estupendo... Creo que lo puede ser... Tienes blog???

Gracias

víctor vergara dijo...

¡¡Noooo!!, ¿porqué dices eso, Carmen??
Lo sentíste así en un momento determinado y nunca hay razón para pensar que no fue conveniente.

Hace unos días, descubrí gracias a tí, el blog del poeta OSCAR ALBERDI. Lo enlacé al mío inmediatamente y cada vez que entro en él y leo el lema:
...................................
***********************************

JAMAS CUENTO MIS PENAS A MIS AMIGOS.... QUE LES DIVIERTA SU PUTA MADRE¡¡¡¡

...................................
***********************************
me parto de risa. Tanto, que tengo pensado pedirle permiso para importarlo a mi equipo, jajaja

Sólo estoy dispuesto a aceptar tu reconsideración, cuando pienso que hay personas muy cerca de nosotros que lo están pasando verdaderamnte mal.
Pero convendrás también conmigo, que quien tenga un animal de compañía y no se afecte cuando le sucede algo, es que carece de los minims sentimientos.
Pienso que es algo totalmente natural e irremediable.

Un Beso-beso.


Ya va tu blog despegando. Y el mío estrellándose, jajaja

Carmen dijo...

Víctor.... despegar qué es? Que te lea mucha gente? No me seas, ehhhhhhhhhh??????? Esperaba algo más de tí, jajaja... Que sean pocos y buenos. Y fieles, como tú... tanto como para aguantar de todo, jajaja... En serio, somos lo que somos y qué bueno que a una sola persona le parezca bien...

Beso.Beso.Beso.

Carmen dijo...

Hola chicos y chicas.... tuve que llevar a Tina a que la duermieran... gracias a todos por haberme permitido el desahogo.

Besos-Abrazos, como dice Víctor.

Ana Clavero dijo...

Has demostrado que eres generosa porque era lo mejor para ella.

Un besazo enorme

víctor vergara dijo...

Un abrazo, Carmen,

víctor.

Carmen dijo...

Besos otra vez, Víctor y Ana... todo está en orden.

Lobo dijo...

Un abrazo grande, Carmen.

Carmen dijo...

Hola "lobo"... No sabes la alegría que me da saberte por aquí...

Todo está bien.

Besos muchos.