lunes, 6 de julio de 2009

Grises

Sin un trozo de lluvia que llevarse a la boca,
seco como el portal de aquella plaza,
sin cocer, como el pan que nos comemos y nos sabe a rincones.
Ambiguo y sin sentido,
así es el trazo de las cosas grises;
sin duende,
sin el olor que anuncian las tormentas,
negro como el final de una película.
Sin magia y sin asombro,
como esta larga noche que trepa por mi vientre
y se bebe la luz de un nombre extraño.

4 comentarios:

Marian Raméntol Serratosa dijo...

ante poemas como este no hacen falta las palabras, Carmen...

Besos
Marian

Carmen dijo...

Como siempre, gracias por tu fidelidad, Marian.

Beso gordo,

Carmen

Desconcierto dijo...

madre mía....joder

Carmen dijo...

No sé si te ha gustado o te ha espantado, jajaja...

Besos