lunes, 27 de abril de 2009

Sin mirada

Puedes tocarme con los dedos,
como el sol cuando roza la materia
y yo no ser de ti.

Porque soy lo que no te pertenece.

Puedes tocarme y ser de agua tu mano,
impermeable el gesto que me rapta.

Puedes mirar sin verme,
quedarte en la cadera, ascender hasta el cuello,
convertir en cristal el ojo que me juzga.

Vivir donde la piel es un pretexto
para olvidar la edad de nuestras sombras.

O puedes acallar la voz que nos destruye
y detener un párpado en tu lengua.

Porque si no te quedas a mirarme
yo sí seré la misma
pero el mundo se hará bastante más pequeño.

6 comentarios:

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Toda mirada sobre este poema es insuficiente, Carmen, hay que reternerlo en la pupila para siempre.

Un beso
Marian

Victor Vergara (gato) dijo...

Muy buen poema y muy bello, Carmen. Qué quieres que te diga!!! :) si es la verdad.

-"Porque soy lo que no te pertenece."

-"Puedes mirar sin verme,"

-"Vivir donde la piel es un pretexto"

-"yo sí seré la misma
pero el mundo se hará bastante más pequeño."

Me ha sentado bien un paseo por tu casa.
Un beso.

Carmen dijo...

Gracias, Marian... a ver qué hago yo para agradecerte tanta fidelidad... Esto es lo que más quiero y tú contribuyes a que siga con ello.

Un beso.

Carmen dijo...

Gracias, Víctor, estoy intentando nuevos registros a ver qué sale... Recrear sensaciones que hace mucho que no existen... y recuperar algunas que no me pertenecen...

Me alegra que sigas viniendo y espero que todo te vaya bien (estas muy missing).

Un beso.

Ana Muela Sopeña dijo...

Genial, Carmen. Un poema para leer despacio y degustarlo sin tiempo.

Un besote
Ana

Carmen dijo...

Hola Ana,

Encantada de encontrarte aquí. Estuve en tu blog y me encantó. Me parece generosísimo lo que haces con la poesía de los demás y creo que te lo dije.

Besotes,

Carmen